Imagina un mundo donde todos los objetos están conectados entre sí, donde cada cosa reconoce las propiedades de los cuerpos que lo rodean y sabe exactamente si está funcionando bien o si necesita ser reemplazado. Suena sumamente futurista e interesante. ¿Cierto?

Esta idea no es nueva, pues desde hace 20 años fue planteada por Kevin Ashton, uno de los principales promotores de la tecnología que ha  hecho posible el “Internet de las cosas”.

El IoT (Internet of Things) fue una propuesta revolucionaria en 1999, ya que Ashton visualizaba para ese entonces, un mundo donde las máquinas facilitaban la vida de los hombres por medio de la conexión a internet y las distintas tecnologías que en ese momento se desarrollaban con sensores.

Lee la nota completa en: El Semanario | Ciencia y Tecnología